Imprimir

CRECE COMERCIO DE MARIHUANA

Cannabis medicinal

La euforia es grande a nivel global, las perspectivas buenas para el 2020 pero aun hay obstáculos.


“No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo”, dice la famosa frase del dramaturgo y novelista francés Alejandro Dumas pero el consejo poco parece importar a quienes solo ven las multimillonarias ganancias que les podría producir el negocio de la marihuana legal este año.


Desde que el presidente Juan Manuel Santos sancionó y el Congreso aprobó la ley la 1787 de 2016, que permitió el uso médico y científico del cannabis y sus derivados en Colombia y, desde que más de medio centenar de países la legalizaron parcial o integralmente, el negocio del llamado ‘oro vegetal’ ha crecido aceleradamente y se espera que se consolide en 2020.

“La tendencia mundial es hacia la legalización”, dice a Portafolio el economista y experto en el tema Hugo Ramírez.

“Hay euforia y optimismo en todo el mundo. En Colombia aun se debe perfeccionar la regulación, expedición de licencias y permisos y lo relacionado con la seguridad jurídica”.

“En Estados Unidos, se aguarda que la Administración de alimentos y medicamentos (FDA, por sus siglas en ingles), ablande su posición al respecto y que por lo menos el 90% de los 50 estados la legalicen este año tanto por motivos terapéuticos como recreativos”, agregó Ramírez.

El mercado del cannabis podría crecer a nivel global de unos US$12.000 millones en 2019 a los US$55.800 en el 2025, con un escenario optimista de US$166.000 millones, según un reciente estudio de Fedesarrollo que concluyó afirmando que el cannabis medicinal podría generar más empleos y crecimiento para el agro colombiano que el banano y las flores.

También, que representa una oportunidad para diversificar las exportaciones colombianas pues los productos agrícolas representan apenas el 16% y hay mucho espacio para crecer.

El estudio recomienda, además de esa prospección, aprovechar el conocimiento que tiene Colombia en materia de exportación de flores para seguir apostando en el cultivo y procesamiento del aceite extraído de la flor de cannabis.

En el estudio se estima que el área cultivada de cannabis medicinal en el país, alcance unas 7.358 hectáreas y el de las flores ornamentales 7.700 hectáreas, lo que permite concluir que podría producir unos 21.000 empleos, más que la floricultura.

El impacto de este emprendimiento en el empleo rural sería sobresaliente pues, como se trata de un cultivo intensivo, se requerirían 10 y 17 personas por hectárea, que recibirían todas las prestaciones de ley, para sacarlo adelante, según dijo públicamente Juan Carlos Echeverry, exministro de Hacienda y uno de los autores del estudio de Fedesarrollo.

El escenario es tan optimista en materia de producción de empleo que se estima que “se acercaría al que genera toda la industria de los plásticos o el de la producción de hortalizas y legumbres. Se podría hablar de hasta 100.000 nuevos empleos”, dijo Echeverry.

Hace seis meses la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) amplio el cupo de exportación y manejo de cannabis con fines medicinales de 1,2 a 14 toneladas, según anunció el Gobierno.

En Colombia se han expedido más de 135 licencias, pero se espera que la cifra aumente en la medida en que se agilicen los procedimientos, según informes oficiales.

El interés por la industria local de la marihuana medicinal ha crecido considerablemente. Entre 2017 y 2018 se recibieron alrededor de diez solicitudes por mes pero el año pasado se dispararon y se estaban recibiendo 37, o sea, un 400% más, según dijo públicamente el exministro de salud, Juan Pablo Uribe.

 

EL MAYOR MERCADO

 

En Estados Unidos, considerado como el mayor mercado para el cannabis en el mundo, el optimismo también es desbordante.

“Habrá mucho movimiento” este año, admitió Chris Walsh, director ejecutivo de Marihuana Business Daily, una publicación comercial de industria de la marihuana, que se define como “el principal recurso de información de noticias comerciales para la industria de la marihuana medicinal y el comercio minorista de cannabis”.

Se estima que será un año decisivo para la industria en dicho mercado porque se espera que se eleve el número de los 35 estados, que legalizaron el cannabis terapéutica y el de los 14 que lo hicieron con fines recreativos.

Illinois, el tercer estado más importante del país norteamericano, por ejemplo, legalizó en enero pasado el uso recreativo de la marihuana y se espera que por lo menos otros 18 estados sigan sus pasos en lo que queda del 2020. Arizona, Delaware, Florida, Minnesota, Montana, Nuevo México, Dakota del Norte y Dakota del Sur estarían en la lista de legalización y que Alabama, Misisipi y Dakota del Sur podrán convertirse en nuevos mercados de cannabis.

En 2019 entre 20 a 30 empresas, grandes y medianas, estaban construyendo la ruta científica legal, tecnológica e industrial para hacer germinar un negocio con mercado potencial global estimado en unos $146.000 millones de dólares hasta el 2025, según un informe de Grand View Research, empresa de consultoría e investigación de mercado con sede en India y en San Francisco, EE. UU., cuya base de datos incluye miles de estadísticas y análisis de 46 industrias en los 25 países mas importantes del mundo.

Ramírez afirma que el interés de los gobiernos por la legalización no solo está relacionado con los beneficios terapéuticos atribuidos al Cannabis, sino también al impacto económico que su comercialización puede generar, especialmente, en lo que se refiere a impuestos.

Las cifras hablan por sí solas. Se estima que los norteamericanos gastaron en marihuana unos 11.000 millones de dólares en 2018, lo que convirtió a su país en el mercado más grande del mundo.

Pero, esa solo es la punta de un gran iceberg. La publicación MJBizDaily (Marihuana Business Daily), afirma que el impacto total de la venta de marihuana en los Estados Unidos subirá en un 220%, pasando de 20 billones de dólares en el 2017 a 77 billones en el 2022.

Pero, a pesar que 34 de los 50 estados de Estados Unidos han legalizado el uso medicinal de la marihuana, el gran potencial económico que abre el negocio en ese mercado es de momento inalcanzable para compañías de otros países, pues la marihuana está clasificada como una droga sin beneficios médicos y gran poder adictivo en la agenda uno de sustancias controladas por el gobierno federal y no puede ser importada ni exportada.

Pero, como negocio en crecimiento, hay optimismo. Adicionalmente, Ramírez dice que “una vez que se diluyan las sombras, desaparezcan las incertidumbres y el negocio se consolide, no habrá quien lo detenga”.

Gloria Helena Rey
Especial para Portafolio

 

Fuente: www.portafolio.co