¿CÓMO FUNCIONA LA MARIHUANA MEDICINAL?

 

 

¿CÓMO FUNCIONA LA MARIHUANA MEDICINAL?

 

  

“La marihuana es una planta que ha sido ‘satanizada’ en la historia, la gente la ve con una connotación negativa; sin embargo, el uso terapéutico tiene un fundamento científico comprobado”, explica el endocrinólogo Joaquín Armenta, quien lleva más de seis años estudiando sobre el uso médico del cannabis. Señala que por las ideas erróneas que rodean el tema es necesario explicar cómo funciona y derribar los mitos existentes. 

 

Usos medicinales

El cultivo del cáñamo (otro de los nombres del cannabis) data del año 4.000 A.C., en épocas muy antiguas de la humanidad, mucho antes de la era cristiana, con usos textiles y rituales. En el continente americano la planta fue introducida por los españoles, en el siglo XVII, que la usaban como fibra de amarre para sus buques. Con el paso del tiempo estos usos del cannabis fueron cambiando y en las diferentes sociedades surgieron las aplicaciones medicinales y recreativas. Actualmente es la sustancia psicoactiva ilegal de mayor consumo en el mundo.

Aparte del uso recreativo, esta planta posee compuestos químicos de los que se han comprobado su efectividad en el tratamiento de distintas enfermedades. Jairo Téllez, toxicólogo de la Universidad Nacional de Colombia, señala que de acuerdo con la evidencia científica los derivados del cannabis son usados para tratar cinco grupos de enfermedades. El primer grupo integra afecciones inflamatorias crónicas como la artritis reumatoidea o la artrosis que puede presentarse en la rodilla, cadera, codo y columna.

“Estas enfermedades las padece un gran número de personas y actualmente el único recurso es una serie de medicamentos que son efectivos, pero producen efectos secundarios como irritación en el estómago, entre otros”, describe el toxicólogo y señala que para estos casos los derivados del cannabis –específicamente cannabinoides– aplicados localmente, disminuyen el dolor y la inflamación en los tejidos mejorando la calidad de vida de los pacientes.

El segundo grupo tiene que ver con las enfermedades que producen dolor como el cáncer en etapa terminal. También hacen parte de este segmento fracturas de vértebras, fémur o de cadera. “Son condiciones muy dolorosas y estos medicamentos, derivados de la marihuana, son útiles porque disminuyen el dolor”.

Personas con enfermedad de Párkinson también se pueden beneficiar, porque la falta de coordinación en las extremidades se puede aliviar con el compuesto activo que afecta los músculos rígidos. “En este caso, como antiinflamatorio, reduce la rigidez muscular que ocasiona los movimientos erráticos. No cura la enfermedad, pero sí mejora los síntomas y la calidad de vida”, reitera.

La cuarta utilidad médica comprobada ocurre en los tratamientos de quimioterapia contra el cáncer que entre sus efectos secundarios causa el vómito incontrolable y la pérdida del apetito.

“Los medicamentos diseñados para estos pacientes en particular contienes los canabinoides con pequeñas cantidades del compuesto llamado tetrahidrocannabinol, generando una relajación de los esfínteres digestivos y quitando la sensación de náuseas y los vómitos. Además, mejora el apetito”, explica el toxicólogo.

En el quinto grupo de afecciones están las lesiones severas como los traumas craneoencefálicos, mencionados al principio, que sumados a hemorragias internas pueden derivar en trombosis. La acción antiinflamatoria potente disminuye el efecto de las hemorragias en este tipo de traumas.

Las anteriores corresponden a los casos en los que hay evidencia médica suficiente, pero actualmente se estudia la acción de los compuestos para afecciones como el glaucoma, alzhéimer, epilepsia, entre otros casos.

 

Fuente: https://www.elheraldo.co

Más popular